Denominamos dorsalgia al cuadro de dolor originado en la región dorsal o torácica.

Posturas inadecuadas, como las cifosis, son un factor básico en el dolor de espalda que puede deberse a diversas patologías como la osteoporosis, lesiones espondiloartrósicas de la región dorsal, aplastamiento vertebral, fracturas, escoliosis dolorosas, metástasis, enfermedades infecciosas, etc.

Síntomas

La observación del paciente en sus actitudes posturales y sus movimientos, así como su expresión facial, nos dará una información de cómo expresa su dolor. La exploración en los distintos planos (anterior, perfil y resto de posiciones), así como la actitud postural de rodillas, caderas incluso pies, serán de gran importancia para obtener información adecuada. Las contracturas musculares y la respuesta de dolor a la palpación nos informarán del grado de tensión muscular.

Tratamiento

La educación postural, la rehabilitación mediante ejercicios específicos y los soportes ortésicos dorso-lumbares son el tratamiento idóneo en las patologías dorso-lumbares causantes de las dorsalgias.

La realineación de las curvas fisiológicas del eje cráneo-sacras, junto con la rearmonización de las cadenas musculares mediante los distintos tipos de ortesis dorso-lumbares, cuyas funciones abarcan desde un efecto deslordosante, descifosante y que produzca una retropulsión de hombros, pudiendo ejercer una compresión y limitación de la movilidad hasta una inmovilización máxima dependiendo de la ortesis seleccionada y los materiales en los que está confeccionada así como los sistemas de refuerzo aplicados.

En caso de padecer un problema de lumbalgia, le recomendamos contactar con un profesional para un asesoramiento completo y buscar la mejor solución a su problema.